"Creíble..."













Creíble increíble


….Sept…


Pero ignoro lo que me circunda, pero no obtengo el mismo trato, presiento que hay alevosía en todo esto. Nada me es benéfico, al contrario acá  no debo estar pero no puedo afirmar si hago acto de presencia o si me han desalojado.
El limbo es mi expresión.
¿Mi escudo? En lo que nada sé…
Me indignación subyace en lo que no estoy percibiendo…A decir verdad, todo hueco se me da.
Que aunque lo vea, ni lo siento ni lo digiero como tal…Heme aquí, aunque puedo ser que esté…Allá.
La putrefacción, el hedor…Luego viene la hinchazón y….Qué de sorpresas te da tu propia vida.
(No me queda claro aún, si proviene de mí o si se me “ha pegado”)
Pero era así. Me obnubila todo.
Y nada, ni nadie me alertaron de esta posibilidad…Muy cierta.
(…Mejor es que vuelva a ver a mis amigables protectores…Voy a verlos…)
Y allí estaban esos dos.  
(Mejor me concentro en ¡esos inútiles!)
No es mi intención elevarlos como tampoco alejarlos. Me inquieta su quietud.
Mis mascotas. ¡Son tan bellos! ¿Bellos….Esos…?
Debo estar desquiciándome. Porque ni inteligentes son.
(No me queda claro esto…No.)
¿Qué estarán “mirando” ahora?
(Sigo su dirección visual… ¡Quedo boludo!)
Fijaban toda su atención, hacía algo que con mis propios ojos…
No podía ver. Y si no puedo ver…
Angustia invade todo el cuerpo.
(Es mejor seguir con esos animalitos…Es mejor…) ¡Qué dilema  tan desconcertante!
¿Cómo puedo dar fe de que allí…Hay “algo o alguien”?  …Pueden mis “sentidos” no percibir…
(Pero el porqué de esto me intriga. No logro discernir de dónde viene esto, como tampoco a donde va.
Y lo peor, siento como mis carnes se ponen “como piel de gallina”,  mis pulsaciones se aceleran y siento aprehensión en todo mi cuerpo.)
Se supone que los animales son ellos y que yo siendo un “humano” además de inteligente y con don de gente…Sí. Todo esto es cierto.
Pura pendejadas se me antojan hablar.
Estoy molesto con una parte de mí que todo el tiempo trata de minimizar y de eludir, creyendo que me están sirviendo.
No saben que el desconcierto me extrema.
Me inhabilita destrozando mis resistencias.
…Esa parte de mi otro “yo” o es un farsante o realiza mi realidad. No me gusta.
Quisiera “adularme” para ver si elevo mi auto estima.
Banalidades efímeras para una situación extrema.
Presiento que el hacerlo o no, me va a dar el mismo resultado…
¡Pero nada puedo ver! Siento, eso sí. –No puedo asegurar lo que no logro “captar”-
Entonces no se cumple aquel pensamiento que decía un filósofo famoso: “Pienso y luego existo” En efecto en ese mundo me siento encantado, pero no logro cristalizar en absoluto.
Pero nada…
Y con toda mi inteligencia que se supone que es superior al de mis “mascotas” pero heme allí.
(Me siento como si fuese “la carnada” necesaria y no me gusta, me siento muy incómodo ya que no logro la forma de revertir esto…)
En completa indefensión.
Porque aunque me cueste creerlo…
Sigo temiendo.
¿…Pero cómo puedo temer a lo que no veo?
No palpo.

No intuyo. 

....Continuará....

Nota muy importante:


A todos los que me leen, les notifico el asunto de los cookies  (Qué muy poco entiendo de este tema)
Pero el sistema mismo los coloca...Yo no.
Y la permanencia en estas páginas, da el consentimiento a esto.
Muy lejos estoy de causar molestia alguna, tan solo me limito a transmitirles mis manuscritos.
¡Saludos muy cordiales a los que me siguen!