#Cortoenrelatos

Resultado de imagen para borrasca
                                                                       Google imágenes










Corto  en  relatos








“No sé qué es la vida”









Desconozco mucho lo que hoy en día, ya conozco.
Lo que antes me parecía bueno…
Ya no lo es.
Lo que antes era oscuro, se me presenta claro y preciso











La vida es un cofre que nadie ni ha abierto, como tampoco cerrado.
No existe llave alguna en medio de una ausencia de cerrojo, en medio de esa inercia en un mundo estático y sombrío.
En esos ventarrones que no logran mover ni siquiera una hoja, pero que sus cimientes son tan profundos que nunca lo hemos percibido.
No hay conciencia pero tampoco inconciencia.
Es una negación o una aprobación.
Su existencia no depende de ninguno.
La muerte puede ser un tránsito o una eternidad. Una entelequia o una vacuidad.
Una insulsez, una sosería.
Como el tiempo puede o no ser lo que hemos pretendido que sea.
No existe alguien ni físico, como tampoco invisible que permute nada, que nos indique la falsedad como la certidumbre.
Ni la luz es lo que “conocemos”
Ni la oscuridad es lo que pretende.
Es una sensación en medio de una inercia.
Es un sueño andando despierto en medio de un sol incandescente, aunque puede ser guiado por la luna. Es ese algo que entiendo, pero que no sé cómo explicarlo a nadie, ni tampoco a mí mismo.
Es una incapacidad para afirmar o negar algo que no tengo conciencia si ocurrirá o si ya su efecto sucedió. No encuentro ni palabras, ni gesto, ni siquiera en pensamientos como para lanzar “una aproximación” a nada.
Es algo que a lo mejor ni siquiera tenga conciencia propia, ni existencia proverbial.
Es una incapacidad para negar o afirmar.
Lo único cierto es que no hay mas que incertidumbre. Que lo que nos bordea y reduce, no existe en la verdadera realidad.
Pero tampoco tengo esa conciencia o don como para distinguir si es cierto o una falsedad.
Que somos una esencia de algo efímero, o a lo mejor es todo lo contrario.
Que nuestras preocupaciones o anhelos, son tan sonsos como la no existencia de nuestros empecinamientos. De nuestra terquedad.
De nuestros principios a la brutalidad.
De nuestra incapacidad para aceptar lo que no somos, ni hemos de ser.
Pero que nos aferramos a la inutilidad.
A la idiotez, a la insensatez. A lo fútil.
A nuestra propia destrucción.
A atomizarnos sin remedio alguno.
La destrucción es nuestro fin, aunque carezcamos de finalidades.
Somos finitos en medio de lo infinito, y pretendemos medir o cuantificar lo que no entendemos, ni comprenderemos jamás.










© Bernardo Enrique López Baltodano 2017









                                     
Nota:
        Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.       
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!
(Enviado al Blogs.)
Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.

Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.